Nuestra filosofia

La naturaleza nos ha otorgado un don que debemos saber aprovechar: la capacidad de abstracción. Nos permite pensar en cosas sin necesidad de tenerlas delante. Esto nos facilita la posibilidad de adquirir el lenguaje, de resolver problemas, de diseñar estrategias para efectuar cualquier acción solo con la imaginación, entre muchas otras cosas.

Este es el verdadero vehículo con el que interactuamos con el entorno, y nos permite expresar no solo las ideas, sino también los sentimientos y emociones. Creemos que más allá de la frase de Galileo sobre el lenguaje de la naturaleza, debemos considerar la abstracción como el instrumento con el que podemos traducir todo lo que la naturaleza nos enseña.

Para ilustrar las muchas formas de uso de la abstracción, incluiremos esta otra frase que da una buena pista:

“La música es abstracción pura. Cada frase contiene muchas sensaciones, y desmenuzar cada una es imposible. Bueno, imposible no, pero la entrevista duraría de aquí hasta que me vaya de gira”. PACO DE LUCÍA. ENTREVISTA PARA EL DIARIO EL PAÍS, 9/01/04.

Ahora bien, es por medio de las matemáticas por donde podemos plasmar las abstracciones en un lenguaje formal, que a su vez nos permite demostrar que si partimos de una suposición verdadera y damos los pasos adecuados, llegamos a una conclusión verdadera ( o falsa). Pero debemos estar muy seguros que el punto de partida sea verdadero (o falso), pues si no, no podemos asegurar que lo demostrado sea también cierto (o falso).

BUSCAMOS LA INSPIRACIÓN EN LA PROPIA NATURALEZA

Observamos cómo la naturaleza actúa y utilizamos la capacidad de abstracción para trasladar a nuestros modelos fisico-matemáticos esas «leyes» que siempre han estado ahí, esperando ser interpretadas. Pero debemos intentar que nuestra traducción sea lo más fidedigna posible, y en cada generación acercarnos más y más a la realidad a través de nuestras abstracciones.

Según los neurobiólogos, el principal rasgo que nos distingue del resto de las especies es el tamaño del neocórtex, y señalan ya desde Ramón y Cajal que tanto la capacidad de abstracción como el arte de inventar se producen gracias a la intervención de dichas áreas. A estas ventajas que se derivan del uso de la neocorteza debemos añadir otra más: la capacidad de compartir, en vez de competir. Creemos que esta debería ser la esencia y razón finales de nuestro triunfo en la evolución, ya que esa capacidad nos puede permitir seguir al pie de la letra las leyes de la naturaleza, de autorregulación, sostenibilidad, y equilibrio, sin perjudicar al resto de seres vivos.

Pero para ello debemos antes haber entendido bien cómo actúa la naturaleza.

  1. Si haces las cosas a favor de la naturaleza, tienes un 100% de posibilidades de que te salgan bien (y además tendrás toda su ayuda). Pero si vas en contra o no resuelves las cosas como la naturaleza, entonces juegas con el azar, es decir, tienes un 50% de posibilidades de que te salgan bien y un 50% de que te salgan mal.
  2. COROLARIO: Antes de competir, recuerda que es más gratificante colaborar y compartir.